Las 7r del reciclaje



¿Te gustaría saber más sobre las 7 R del reciclaje y sus curiosidades?  En este post te voy a contar qué son y cómo puedes aplicarlas en tu día a día para cuidar del medio ambiente y contribuir a una economía circular.   ¡Sigue leyendo y descubre cómo puedes hacer la diferencia con pequeños gestos!

Rediseñar

Se trata de crear productos que sean ecológicos desde su origen, es decir, que utilicen materiales reciclables o biodegradables, que tengan envases sostenibles, que consuman menos energía o que generen menos residuos. Por ejemplo, podemos optar por comprar productos con el sello ecológico o el sello FSC (Forest Stewardship Council), que garantizan que se han respetado los criterios ambientales y sociales en su fabricación.

Reducir

Significa consumir menos productos y energía, y generar menos residuos. Podemos reducir nuestro consumo comprando solo lo necesario, evitando el despilfarro de alimentos, usando transporte público o compartido, apagando los aparatos eléctricos cuando no los usemos o instalando sistemas de ahorro de agua en los grifos.

Reutilizar

Implica darle un nuevo uso a los productos que ya hemos usado para su finalidad principal, alargando así su vida útil y evitando que se conviertan en basura. Por ejemplo, podemos reutilizar las botellas de plástico como macetas, las cajas de cartón como organizadores, las bolsas de tela como envoltorios o las revistas como papel de regalo.

Reparar

Consiste en arreglar los productos que se han estropeado o deteriorado antes de tirarlos y comprar uno nuevo. De esta forma, ahorramos dinero y recursos naturales. Por ejemplo, podemos reparar un mueble roto, una prenda rasgada o un electrodoméstico averiado.

Renovar

Se refiere a transformar o redecorar un producto antiguo para darle una nueva apariencia o funcionalidad. Así, le damos una segunda oportunidad y evitamos comprar algo nuevo. Por ejemplo, podemos renovar un mueble pintándolo de otro color, una prenda cosiéndole un parche o un objeto decorándolo con pegatinas.

Recuperar

Supone recuperar los materiales que ya han sido usados para reintroducirlos como materia prima en el proceso productivo y crear nuevos productos. De esta forma, se reduce la extracción de recursos naturales y se fomenta la economía circular. Por ejemplo, podemos recuperar el papel usado para hacer papel reciclado, el aceite usado para hacer biodiésel o el plástico usado para hacer nuevos envases.

Reciclar

Es el último paso que debemos seguir cuando ya no podemos reutilizar ni recuperar un producto. Consiste en separar los residuos según su tipo (orgánico, papel, plástico, vidrio, metal) y depositarlos en los contenedores adecuados para que puedan ser tratados y convertidos en nuevos productos. Por ejemplo, podemos reciclar las latas de aluminio para hacer bicicletas, las botellas de vidrio para hacer vasos o las cáscaras de fruta para hacer compost.

Icono del botón Encuesta de validación